La princesa y el vagabundo

Érase una vez, en una tierra muy lejana a la nuestra en el tiempo y en la distancia, un reino milenario regido por un viejo rey y su hija la princesa. Sus leyes eran tan puras y tan justas que se decía que en ese reino nunca nadie había padecido de necesidad, de hambre o de enfermedad. Su reino era tan perfecto que se decía que el rey y su hija la princesa no eran realeza, sino que eran una manifestación de los dioses aquí en la tierra, en donde habían venido a traer de vuelta el jardín del edén.

Un día la princesa fue convocada a la cámara real en donde la esperaba su padre el rey. “Hija mía” –dijo el rey- “mi trabajo aquí ya esta consumado. Ahora te toca a ti continuar lo que nuestros antepasados comenzaron.”

“Pero padre” –respondió su hija la princesa sin alterar en emoción ni una sola silaba de sus expresiones- “y ahora quien va a ser mi rey?”

“No te preocupes mi corazón” –le respondió el rey, mientras se quitaba su túnica real, y la remplazaba por una capa vieja y plagada de hoyos- “no solo eres la princesa de este reino, sino que también llevas en tu sangre el conocimiento milenario de la raza de sacerdotes que vinieron antes de ti. Ahora te toca a ti elegir a tu rey, como lo hicieron tu madre, y su madre antes de ella. Busca dentro de ti y encontraras la respuesta que andas buscando.” Y quitándose la corona de oro puro que le adornaba su cabeza, se la entrego a la princesa, se echo a la espalda un pequeño saco con un par de pertenencias, se dio la media vuelta y salio por la puerta para nunca mas volver. La ultima vez que ella vio al viejo rey por la ventana de su alcoba, lo vio afuera de de la entrada del castillo, restregándose la cara con fango y quitándose sus botines reales para seguir andando descalzo. Sin mirar hacia atrás, el viejo rey tomo el único camino que salía fuera del reino para nunca más volver.

Esa noche en vez de llorar, la princesa oro por iluminación.

******************

Una semana luego de que el rey hubiera desaparecido, cuando ya los súbditos del reino comenzaron a desesperarse por la falta de monarca, se apareció el general de más alto rango del ejército a presentar un edicto de la nueva reina en el centro de la plaza principal. El general se paro sobre una tarima y dirigiéndose al público anuncio lo siguiente:

“Por decreto real de nuestra señora la reina, la semana entrante en el primer día de primavera, cuando el día y la noche de nuevo son iguales, la señora reina elegirá a su nuevo rey. Todo hombre saludable y capaz, de este o de cualquier otro reino, podrá competir por la mano de la señora reina y reclamar el trono. La competencia tomara lugar al amanecer de tal día en la entrada del abismo.”

Un silencio sepulcral acaparo a la multitud que ahora se apiñaba a escuchar el decreto. Cuando el general enrolló el pergamino y se bajo de la tarima, un solo pensamiento atravesó la mente colectiva de los que allí se encontraron: en el abismo vivía el dragón.

******************

En la madrugada del primer día de primavera, antes de que el sol comenzara a despuntarse, y alumbrados por el ardor de las antorchas, se dieron cita una multitud alrededor de una cueva en las afueras del reino, un hoyo profundo y oscuro saliente de la tierra del cual nadie nunca había escapado con vida. Dentro del hoyo, bautizado apropiadamente con el nombre del abismo, se encontraba una bestia mitológica, tan vieja como el mismo reino, la cual respiraba fuego y se comía el cuerpo y las almas de los desgraciados que allí caían. Alrededor de la cueva esperaban pacientemente una multitud de gente, algunos presentes para competir por la mano de la reina, otros sencillamente de curiosos para ver que se traía la sabia reina entre manos.

Exactamente a la hora en que el sol comenzaba a nacer en el horizonte, y la luna llena bajaba en el poniente, salio la reina de una tienda de campaña la cual sus soldados habían montado cerca del abismo. Acercándose a la boca del abismo, la reina levanto una rosa que llevaba con gracia en su mano derecha y anuncio:

“Si quieres ser mi rey, tráeme de vuelta mi rosa” –y con un movimiento parecido al de un ángel agitando sus alas, la reina tiro la rosa al abismo.

Inmediatamente de entre medio de la multitud, la cual comenzó a dispersarse del pánico, se acercaron trece varones a la boca del abismo. Todos comenzaron a ponerse sus armaduras y vestimentas de guerra, sus cotas de malla, sus cascos, armándose de ingenierías y otras maquinas de guerra, de sus lanzas y espadas afiladas, de sus mazos de hierro, asesorándose con sus consejeros legales y militares, haciendo estrategias como para mejor poder derribar al monstruo del abismo. Todos preparándose para combatir a la gran bestia, con excepción de uno: un vagabundo con ropas roídas y nada en sus manos más que un saco el cual llevaba a la espalda. Sin pensarlo dos veces, el vagabundo brinco al abismo.

Lo que sucedió durante el próximo minuto se sintió como si fuera toda una eternidad. Gigantescas llamaradas de fuego escupían desde el fondo del abismo hacia arriba, dándole la apariencia al hoyo en la tierra de un volcán plano. El rugir de la bestia era ensordecedor y terrible. Cuando ya todos los presentes comenzaron a sentir lastima por el pobre diablo que acababa de brincar a aquel abismo sin armas ni ninguna manera de protección, de repente e inesperadamente, un gemido angustioso, doloroso y largo se escapo del hoyo, disipándose en lejanos ecos a través de las distantes montañas en el horizonte. El gemido, sin embargo, no fue un sonido que hubiera podido haber salido de la boca de un hombre, sino de la boca de una bestia. Luego del gemido, solo quedo el silencio. Y entonces, el vagabundo salio ileso del abismo, con su saco al hombro, y la rosa en su mano derecha.

“Mi señora reina” –dijo el vagabundo mientras se arrodillaba y le entregaba la rosa a su amada- “tenga cuidado con estas cosas, que sus pétalos son muy frágiles y sufren mucho del primer descuido. Tenga aquí su rosa, y cuídela con amor.”

“Por siempre, mi rey” –le contesto la reina- “Por siempre.”

Y todos vivieron felizmente por siempre.

About Estanislao de Mediolao

Estanislao reside en estos tiempos bíblicos y milenarios, en medio de la decadencia de la gran metrópolis moderna. Aún cuando el tipo es un ciudadano común de la civilización occidental del siglo XXI, su manera de pensar se asemeja más a la de un erudito medieval, que a la de un hombre contemporáneo. Estanislao vive en el cuarto de atrás de la casa de sus padres, los cuales lo mantienen, y se encargan de sus necesidades diarias. Vive rodeado de los libros que su madre rescató de los vertederos a través de los años, los cuales consume como si fueran alimento para sus ojos, y su único contacto con la realidad, fuera de sus padres, es una computadora que lo conecta a la ‘red’ de vez en cuando. Estanislao conoce siete idiomas, incluyendo dos lenguas muertas, además de entender la alquimia, las leyes de la física y la biología, el cálculo, la religión y la filosofía, conocimientos todos adquiridos por medio de los libros. Aunque ha decifrado la piedra filosofal, y el elixir de la vida (al menos, en teoría), el tipo vive tan ofuscado que no sabría ni como comprar una libra de pan en la tienda de la esquina. Nunca ha conocido mujer, y ni le interesa, pues lo único que quiere en esta vida es llegar al entendimiento sin distracciones ni pausas. Estanislao escribe para el monasterio de vez cuando, pues está consciente de que una mente ociosa engendra el pecado, y que la vagancia enmohece las ruedas, los engranajes y las manivelas de la máquina del cerebro.

14 Responses to La princesa y el vagabundo

  1. solembum September 18, 2008 at 10:51 am #

    Ummm y como venció el vagabundo al Dragón? y que llevaba en el saco?

  2. Keitaro September 20, 2008 at 10:36 am #

    El Vagabundo llevaba dentro de su saco el corazón del dragón (en muchos relatos de mitos y leyendas algunos animales o seres esconden sus corazones para no ser dañados o eliminados), la cosa es que ese hombre lo descubrió al ayudar a un pequeño elfo que se había extraviado, el cual a cambio le ofreció oro, sabiduría o amor, el cual escogió lo último y el pequeño elfo le dijo que para que pudiera cumplir con ello, debía dirigirse a ese reino y derrotar al dragón utilizando lo que en ese saco tuviera.

    Entonces una vez que el Vagabundo salta hacia el interior de la cueva, con pocas esperanzas, el Dragón le dice que huya, para hacer más entretenida la cacería, pero el valiente viajero le muestra lo que lleva en el interior del saco, que resulta ser “el corazón del dragón”, acto seguido el dragón al verlo, le suplica que le deje vivir, que él en realidad no quiere molestar a nadie, pero el vagabundo dice que no y apreta el corazón, eliminando al dragón.

    Procede con sumo cuidado a tomar la rosa y a guardar el corazón del dragón dentro del saco…. y el resto de la historia ya la saben ;)

    ——————————–o————————————–

    Otra cosa interesante que se puede interpretar que el Vagabundo es el Arcano Mayor del “Loco” del Tarot, que se lanza sin pensarlo dos veces a la aventura….

    Saludos :)

  3. acacia September 20, 2008 at 10:46 am #

    Creo que Vagabundo lleva en el saco piedras preciosas, con eso soborno al dragon y asi compro su silenco para poder tomar con mucho cuidado la rosa y llevarsela a su Reina.

    Ahora bien, coinsido con Key, es mas, estoy segura que este Vagabundo es el arcano “El Loco”…en mi concepcion el arcano mas poderoso del mazo….y nada tiene de Loco o Vagabundo…

    El misterio para mi es La Rosa….

    Abrazos:.

  4. io September 20, 2008 at 1:05 pm #

    Es bueno, pero los cuentos de este tipo sobran… XD

  5. Wanderer September 21, 2008 at 2:31 am #

    No se si alguno habra leido la saga de libros de La torre oscura de Stephen King, es increible… y con ellos encuentro una respuesta sincronica para el misterio de la rosa.
    La rosa es la Torre, y la torre es el universo

    aun no he terminado la saga, voy por el cuarto, pero ahora que necesito hacer algo, voy a ver si les hago una reseña y me pongo activo por aqui de nuevo

    saludos a todos

  6. tmm@yop September 22, 2008 at 4:06 am #

    Se complican mucho…el vagabundo simple y sencillamente llevaba en el saco un decreto legal en el cual el dragón estaba obligado a no hacerle daño, además, debía recoger la rosa por él y llevarlo hasta la salida.
    También lo obligaba a reducir sus emisiones de CO2 y a declarar a todo humano devorado, así como la cantidad total de ingresos y un plano catastral de abismo para fines de registro….Pero esa es otra historia.

    Eso o una AK-47.

  7. Estanislao de Mediolao September 23, 2008 at 12:45 am #

    Estoy sumamente de acuerdo con io: los cuentos de este tipo sobran…

    ;)

  8. Aurora October 2, 2008 at 12:40 pm #

    Hola, Etanislao:

    Para mi esta leyenda, o historia está maravillosa e ingeniosa, pues la misma se interpreta por la óptica del que la lee. La historia dice más del que la lee e interpreta, que del que la escribe. Hace pensar al que lee con conciencia.

    Yo interpreto que la ROSA representa el “alma” de la princesa. El alma es incorruptible por eso fue rescatada por su propio padre, que ya se había amigado con su propio dragón interno. De verdad, la princesa no necesitaba ningún Rey, se tenía a si misma y a su ROSA: alma. Esto es lo que capté, puede que otros capten algo diferente y que también tenga resonancia conmigo, asi que continuaré visitando la página a leer los comentarios que entren.

    Gracias por deleitarnos con tu creatividad.

  9. ApolosTJ October 2, 2008 at 6:14 pm #

    Oigan.. como q esto me huele a complejo de Edipo.. o era Elecktra.. (jejeje, creo q ocupo leer mas) q acaso no podria ser el Viejo Rey y el Vagabundo la misma persona?

    Mmmm.. muuy interesante

  10. DarK SouL October 5, 2008 at 12:56 am #

    Probando el “rich text format” para los comentarios.

    1..2..3..test

    1. 1
    2. 2
    3. 3
    • a
    • b
    • c

    cool.

  11. Yaur October 7, 2008 at 1:36 pm #

    Es necesaria una explicación a la victoria del vagabundo?????.

    Son solo los misterios de la vida….

  12. acacia October 7, 2008 at 2:36 pm #

    Fratter Yaur:
    Coincido una vez mas contigo…Son los grandes misterios de la vida….no necesariamente tiene una explicacion, o al menos explicacion que entienda nuestra mente humana….

    : )

  13. Blanco April 19, 2009 at 1:26 am #

    Pues en dado caso de que el segundo comentario que fue por parte de Keitaro sea cierto, me agrada el mensaje q tiene la historia pues el elfo cuando le ofrecio oro, sabiduria y amor en el momento en que elige el amor gana automaticamente las otras dos, es decir, fue sabio al elegir el amor y se volvera rico pues se casara con la princesa y sera rey =).

  14. Efrain Angek June 17, 2013 at 3:29 pm #

    Muy simple, en la historia el vagabundo que se lanzo al abismo era un poderoso guerrero que derroto sencillamente al dragon en combate. mas él mismo se hizo pasar por vagabundo ante los profanos y el vulgo para que no obstaculizaran su noble designio.
    Saludos

Leave a Reply