Algunas apreciaciones sobre el Destino y el libre albedrío

sendero que se bifurcan

Desde la propuesta del Método Tradicional de unificar los opuestos a fin de trascender a un estado de consciencia superior, esbozamos algunas reflexiones que pueden ser útiles como punto de partida para abordar un dilema aparentemente sin solución.

En principio, parecería que el libre albedrío implicaría descartar la existencia de un destino. Sin embargo, en la Tradición siempre encontramos sistemas cuyas aplicaciones más bajas y caídas han tenido por finalidad la mancia (es decir la predicción de los hechos futuros) tales como el Tarot, la Astrología, las Runas, el I Ching, los Bucios, etc. Por no mencionar en las antiguas Escuelas de Misterios los Oráculos como Delphos y las profecías como las de Nostradamus.

El Destino nos trasmite la idea de una serie de acontecimientos encadenados que conducen a un desenlace inevitable. Bajo este supuesto, las artes de las mancias son viables y certeras. Por otro lado, si somos participes del libre albedrío, tratar de predecir los hechos futuros se vuelve impracticable, puesto que hasta el desarrollo de los acontecimientos no sería posible determinar cual opción se escogería.

La Tradición primordial nos ha enseñado que ambas cosas existen en el Universo Manifestado, constituido, naturalmente, por una estructura Dual. Por un lado, nos muestra una serie de técnicas que, aunque son aspectos bastante inferiores en las escala de las Artes Tradicionales, tienen por objeto determinar el Destino prediciendo el futuro. Por otro lado, los Textos Sagrados nos aseguran que el Hombre es libre en su elección, y de hecho, producto de esa libertad devino su caída al Mundo Material.

Si bien hay muchas maneras de explicar lo “inexplicable” de este caso, es menester hacerlo desde una postura que tienda a resaltar lo Arquetípico del dilema. Encarar el intento de una aproximación desde el punto de vista de la Sabiduría implica acercarse a ella más que a la lógica y la retórica profanas.

En primer lugar el libre albedrío implica la existencia de por lo menos dos cursos de acción alternativos entre los que escoger. Si las alternativas se reducen a una, entonces el libre albedrío no es operativo en sí mismo. Cuando existen dos o más alternativas para escoger, es obvio que quien debe escoger no está seguro de cual le resultará finalmente el más apropiado, o al menos, debe admitirse que existe un nivel de duda razonable. Caso contrario, si existiera certeza respecto de los resultados que se espera con cada curso de acción posible, entonces, no habría en realidad alternativas porque desaparecería el estado de incertidumbre en el que el hombre vive.

Para decirlo de otra manera, la incertidumbre es producto de la ignorancia. Desde el punto de vista de la Filosofía Iniciática, cuanto más alto se llega, se obtiene un conocimiento mas perfecto, tanto del Microcosmos como del Macrocosmos. Lo que implica, que a medida que la Conciencia se expande en el mundo metafísico, la incertidumbre mengua y la certeza crece. Cuando el Iniciado logra la identificación con el Principio Primero adquiere un conocimiento perfecto de Sí mismo y de toda la Creación. En tal situación, ya no hay lugar para el libre albedrío, puesto que el Iniciado ha atravesado la esfera del Tiempo (Saturno) y ha logrado plena identificación de su voluntad con la voluntad Divina. En el eje del Mundo, tanto el libre albedrío y el Destino son una sola y única cosa, se han complementado perfectamente y se han fusionado armónicamente en la Unidad. De esta alta operación esotérica resulta que la verdadera Libertad es la que coincide a la perfección con el Destino.

Ahora bien, si esta interpretación que hemos dado es correcta en algún sentido estrictamente Tradicional, entonces debería ser fácilmente de identificar en el simbolismo, ya que el símbolo es la expresión misma de lo metafísico.

Encontramos especialmente afín a esta exposición cierto simbolismo tradicional: El Laberinto.

laberinto

Figura 1

Podemos observar, en los dos primeros grabados, que el laberinto tradicional presenta un diseño geométrico bastante complejo, y a primer golpe de vista el observador tiene la impresión de que se trata de una construcción llena de intrincados caminos y numerosas encrucijadas.

el mismo laberinto

Figura 2

Sin embargo, un examen más detallado, nos revela inmediatamente que tan complejo diseño se logra plegando un camino lineal y, que por lo tanto, el laberinto carece totalmente de encrucijadas. El laberinto, a primera vista se nos presenta como un complejo edificio que nos dará a cada paso la alternativa de tomar un camino u otro, pero en realidad, tales bifurcaciones no existen. El laberinto no es otra cosa que el hilo de Ariadna enrollado, como una madeja. Así, la Tradición nos alecciona acerca de lo ilusorio del libre albedrío producto de la ignorancia y de no hallarse en el Centro Primordial. Y también, que la verdadera libertad es indistinguible del hilo del Destino (siempre desde el punto de vista del centro del laberinto, que es también el Eje del Mundo, y en donde el Héroe da muerte al Minotauro).

microcosmos

Figura 3

En el tercer grabado vemos como el laberinto de siete senderos es asimilado a la Gran Obra Hermética y proyectado sobre el microcosmos del hombre caído. Expresarnos acerca de la interpretación y la operatividad de tan profundo simbolismo excede por mucho la intención de este artículo. Pero, la inclusión aquí del grabado tiene la finalidad de ilustrar a los lectores acerca de las importantes implicancias que poseen la correcta comprensión del Libre Albedrío y del Destino a los fines de la Realización Iniciática.

3 Responses to Algunas apreciaciones sobre el Destino y el libre albedrío

  1. Jimena August 19, 2006 at 8:52 am #

    ¡Hola!

    Tus líneas son como enredaderas mágicas y podría dedicar horas a escribir aquí todo lo que nos sugieres. Pero no es cuestión de hacer tanto ruido con palabras, ¿verdad? Quizás la cuestión a dilucidar está relacionada con conceptos como los que tú señalas y a su vez enlazados con los conceptos de destino, fatalidad y entre ambos: responsabilidad.

    Gracias por este estupendo blog.

    Un placer!

    JI :-)
    lecturas…lecturas…

  2. Maria Veron August 24, 2009 at 9:37 am #

    ¡Hola!
     
    El libro de “La Leyenda” del escritor Alex Mero es la historia de una búsqueda, aquélla que constituye la verdadera esencia de la vida. Es un relato de viajes fascinante que nos ayuda a entender la noción de destino a través de diversas referencias culturales y filosóficas actuales. Esta novela de aventuras describe de manera original cómo cuando se cruzan los conocimientos y la intuición, aparece una misteriosa energía, una fuerza que nos permite comprender mejor el sentido de la vida y nos proporciona confianza en el futuro. Este libro nos habla de cómo esta fuerza nos hace tomar conciencia del significado profundo de cada acontecimiento y de cómo puede incitarnos a explorar lo desconocido. Las personas que se emocionen con este libro sabrán poner el mensaje en práctica en su propia vida y percibirán mejor el lugar único que ocupan dentro del universo. La Leyenda es un libro extraordinario que tiene el poder de inspirar a sus lectores y de influir verdaderamente en su destino.
     

  3. vholiva May 2, 2011 at 8:43 pm #

    FELICITACIONES, MUY IMPORTANTE EL MENSAJE Y SOBRE TODO LA RESP0NZABILIDAD NUESTRA
    DEL LIBRE ALBEDRIO…
    solidaridad.grupo@gmail.com,    bloggs ….solidaridad-humana

Leave a Reply